Desde hace más de 100 años, en el corazón de la VI región de Chile se elabora un autóctono y exótico brebaje. Su receta, en base a la savia de palma, ha pasado de generación en generación desde la época de la conquista, y en la hacienda las palmas de Cocalán, uno de los dos palmares más grandes del mundo, se le sigue dando vida a esta antigua preparación: La Miel de Palma Cocalán.